Entries by Jorge Mezcua



¿Qué se siente al bucear con tiburones blancos?



¿Alguna vez te has preguntado cómo sería sumergirte con tiburones blancos?

Esto que vas a ver es lo más parecido a la realidad... hasta que te atrevas a hacerlo. Cascos, pantalla completa (cuanto más grande mejor) y HD más que recomendado.

Este vídeo ha sido grabado en, probablemente, el mejor lugar del mundo para bucear con tiburones blancos: la isla mexicana de Guadalupe. Esta pequeña isla del Pacífico cercana a Baja California se considera algo así como un santuario de tiburones blancos, donde se han catalogado hasta 140 ejemplares diferentes.

Guadalupe, declarada en 1925 Reserva Natural y Reserva de la Biosfera desde 2005, es zona de cría y alimento para el gran blanco, donde además podemos ver lobos marinos, aves endémicas, atunes de aleta azul, grandes bancos de jureles, bonitos y petos (o wahoos). Desde agosto a octubre, la temporada de buceo con el tiburón blanco en Guadalupe, puedes adentrarte en la pesadilla de cualquier ser humano cuerdo y hacer tu sueño realidad.

Artículos relacionados 

Oferta de buceo en Isla de Guadalupe>>

Los 10 mejores destinos de buceo con tiburones>>>



Cómo iniciarse en el buceo y no arruinarse en el intento



Más que orientarte a cómo obtener tu curso de Open Water de la forma más barata (precisamente es ahí donde menos deberías guiarte por el precio y más por la calidad de los instructores), en este artículo (largo, ya te aviso) vamos a tratar de guiarte para que no hagas un enorme gasto en equipo de buceo en tus primeros pasos como buceador. Primero porque con el tiempo te darás cuenta de la gran variedad de precios, accesorios, marcas y elementos que rodean el mundo del buceo. Si haces adquisiciones apresuradas es posible que te equivoques. Segundo porque un porcentaje alto de los OWD abandonan el buceo y si eres uno de ellos nos agradecerás no haberte gastado una pasta para solo 20 inmersiones.

Así que vamos a intentar responder a dos de las preguntas que más se hacen los Open Water: "¿Qué me compro primero?" y "¿Qué me compro después?"

1. Máscara, tubo y cuchillo

Al principio es vital sentirse cómodo y seguro. Marca la diferencia entre seguir o dejarlo y estar cómodo con tu máscara es el primer paso. Cuando estás aprendiendo a bucear no hay nada más molesto y agobiante que la máscara se te llene de agua o empañe... y no digamos ya si tienes la sensación de que se te va a salir. Estarás pendiente solo de la máscara y es posible que no le encuentres ningún placer a esto de bucear.

Nuestra cara es inconfundible porque cada uno tenemos rasgos muy diferenciados: la nariz de tamaño distinto, la anchura de nuestras caras es diferente, así como la distancia entre los ojos o el tipo de puente de la nariz... Todos los buceadores son increíblemente guapos... pero de manera diferente.

Que la máscara se adapte mejor o peor a nuestra cara va a hacer que estemos más o menos cómodos y que, entre otras cosas, podamos compensar mejor o peor. No es que haya una máscara específica para tu cara, pero en la tienda tienen muchos más modelos que en el centro de buceo al que acabas de llegar.

Ve tranquilamente a una tienda especializada (no, el Decanthlon o el Corte Inglés no valen) aprende a probarte la máscara de buceo, prueba unas cuantas y cómprate una con la que estés cómodo, se ajuste bien y puedas compensar correctamente.

BucearCon que tengas tu propia máscara, tubo y cuchillo vas servido en tus primeras inmersiones. Imagen de Wenkai

Recuerda, no hace falta gastarse mucho dinero. Cressi hace máscaras estupendas y las puedes encontrar online por alrededor de 30 €, pero siempre después de habértela probado antes. Si tienes algo más de presupuesto puedes probar las Aqualung Micromask por cerca de 60 € y tendrás una máscara excelente para mucho tiempo.

Relacionados: Qué máscara de buceo me recomiendas Cómo evitar que se empañe la máscara de buceo

El snorkel o tubo de toda la vida es, casi diría, necesario en tus primeras inmersiones. Cuando estás empezando consumes gran cantidad de aire de tu botella por diferentes factores (nervios, exceso de aleteo, falta de flotabilidad...) y ahorrar todo lo posible de esa botella en superficie te va a permitir estar un rato más bajo el agua (al principio, 5 minutos más ahí abajo es un mundo) y sumergirte más relajadamente. Te aseguro que no hace falta gastarse 60 € en un tubo (sí, hay tubos de este precio) y con un tubo de buceo de 10 € vas servido.

En cuanto al cuchillo de buceo, hay dos razones por las que deberías comprar uno en cuanto te saques el Open Water: seguridad y obligatoriedad. Aunque en tus primeras inmersiones vayas a estar siempre acompañado de un guía que llevará (o debería llevar) uno, puede ser que no lo olvide o se necesiten dos para ayudar a un compañero o a un animal que se haya enganchado en una red. Además, hay zonas que exigen que lleves un cuchillo con lo que es una buena opción desde el principio.

Hay muchos tipos de cuchillos de buceo y depende de ti lo que quieras gastarte. Si tu presupuesto es amplio puedes dedicar 50 € a un buen cuchillo de titanio que te dure cientos de inmersiones en buen estado. Si no tienes gran presupuesto o eres de los que se lo van perdiendo todo, hay tijeras especiales para buceo o cuchillos decentes por menos de 15€. Los cuchillos de buceo son baratos, ocupan poco espacio y si alguna rarísima vez tienes que usarlo agradecerás enormemente haberlo llevado contigo. 

Resumen: Puedes iniciar tus primeras inmersiones tras tu curso sintiéndote cómodo, seguro y un intrépido aventurero con cuchillo incluido por alrededor de 50 €. No necesitas más que alquilar el resto y continuar aprendiendo.

2. Traje, guantes y escarpines

Una vez haces unas cuantas inmersiones, empiezas a sentirte cómodo bajo el agua y quieres continuar completando el equipo, es el momento de volver a la tienda. Estos tres elementos del equipo de buceo que creo conveniente comprar en una segunda fase no es solo por higiene, sobre todo el traje, (ya sabes que solo hay dos tipos de buceadores en cuanto a orinar durante la inmersión...) si no por comodidad y seguridad. No en todos los centros van a tener tu talla, o quizá eres muy friolero y no tienen del grosor que te gusta, y es posible incluso que el centro no tenga trajes en el mejor estado posible. 

El traje de buceo tiene que sentarte bien y no solo para las fotos. Tienes que estar cómodo y poder moverte con libertad. Es importante que no te apriete en el pecho para que puedas respirar profundamente, ni en el cuello para que haya suficiente riego sanguíneo. Es importante que esté bien cuidado desde el principio para que no pierda flexibilidad y no tenga fugas de agua. Cuando vayas a comprarlo comprueba que sea cómodo de poner y de quitar (no sabes la cantidad de energía que se pierde cuando el traje no se puede poner bien). Y eso solo lo consigues habiendo elegido bien y cuidándolo desde la primera inmersión.

Aquaman

La idea es que con tu traje te sientas tan cómodo como éste

Es interesante que pagues el peaje de la higiene antes de comprarte tu propio traje. Prueba varios modelos y marcas diferentes en tus primeras inmersiones alquilándolo en centros de buceo. Así podrás comparar modelos, grosores, accesorios como rodilleras y coderas, calidad de cremalleras e incluso colores o capuchas. Y no dudes en aprovechar los momentos en el barco o en los vestuarios con tus compañeros de inmersión para pregúntales por sus trajes. Hay tres cosas que les gustan a los buceadores: la primera cerveza tras la inmersión, la de después de la primera y hablar de sus cacharros de buceo. No lo dudes interrógales sobre sus trajes. 

Relacionados: Trajes de neopreno ¿cuál debería comprarme? 9 consejos para mantener tu traje de neopreno como nuevo

Los trajes de buceo no son baratos, pero a partir de 180 € los tienes de 5 mm muy decentes. Sin embargo, si piensas seguir buceando, lo más interesante es que te quedes con el que te sientas realmente cómodo y sea de muy buena calidad. Duran muchos años si se cuidan bien y te saldrá más barato comprar uno bueno que dos porque el primero es barato e incómodo.

Los guantes de buceo son también una opción bastante personal. Hay buceadores que se sienten muy incómodos manejando el resto del equipo con guantes y otros que se los ponen en todas sus inmersiones. Más que un elemento para evitar que se te enfríen las manos (que también en determinadas ocasiones) son un elemento de protección. Cuando estás aprendiendo a flotar muchas veces es necesario poner los dedos en la roca para estabilizarte o apoyar las manos en el suelo. Con guantes será más difícil que te cortes o pinches con un animal o con el casco de un pecio. Incluso en zonas de fuertes corrientes en como Isla del Coco son más que necesarios.

De nuevo, hay una enorme variedad de precios y calidades de guantes de buceo. Desde los más sencillos de 10 € a los más sofisticados guantes secos de 100 €. Si eres de los que los que pierden el móvil con facilidad y no vas a bucear en aguas frías, unos sencillos y baratos te servirán. Si te sientes muy cómodo con guantes es posible que quieras invertir un poco más en unos que te proporcionen mayor protección y sean más cálidos, como los Bare K-Palm que vienen hasta con refuerzo de kevlar.

publi



En mi opinión, los escarpines van bien todos los que sean de tu talla, pero todos somos diferentes y recuerda que seguimos hablando de buceadores recién salidos de la escuela, nada de buceo en aguas frías ni técnico. Entre los botines indestructibles Cressi de 25 € que tienen todos los centros de buceo (3 puntos para el comercial de la marca italiana que los ha colocado en centros de todo el mundo) a las Poseidon One Shoe tipo Converse muy habituales en los tek, hay un mundo. Prueba varios modelos en los centros de buceo para comparar... y si encuentras uno que no tenga las botas Cressi nos avisas :-P 

Resumen: ya con buena parte de tu equipo podemos estar hablando de solo unos 260 € gastados en tu propio equipo... ahora viene lo bueno.

3. Regulador

El siguiente paso, también por higiene pero sobre todo de seguridad, creemos que es la adquisición del regulador teniendo siempre en cuenta que tenemos un presupuesto limitado. En ocasiones vamos a un centro de buceo del que no sabemos gran cosa y a pocos se nos ocurre preguntar cuándo fue la última vez que se revisó, ni dónde, ni cómo con lo que no sabremos con qué nos estamos metiendo en el agua. Con tu propio regulador sabrás de su calidad, cuándo lo revisaste por última vez, el número aproximado de golpes que le has dado o la facilidad para darte aire que tiene.

Además del evidente beneficio respecto a la higiene (me estoy dando según escribo esto de lo poco escrupulosos que somos la mayoría de buceadores) también hay que tener en cuenta el confort que supone poder cambiar la boquilla de tu regulador por una boquilla de silicona que se ajuste al tamaño y forma de tu mandíbula. Para muchos buceadores es un gustazo y pasan a tener inmersiones más relajadas y menor dolor de mandíbula. Eso te va a dar mucha comodidad y para muchos incluso ayuda a compensar.

Eso sí, tienes que estar dispuesto a gastarte unos 200 € de los reguladores más sencillos a los 1.000 de los más caros... pero ciertamente es aconsejable que tengas el tuyo en no demasiado tiempo si piensas seguir buceando.

4. Jacket o chaleco

Cuando tienes tu propio chaleco suceden dos cosas: por fin te sientes buceador al 100% y tu flotabilidad mejora enormemente. Cuando alquilas jackets de buceo es casi imposible que des con el mismo modelo del mismo tamaño en los diferentes centros y verás que a pesar de ser parecidos unos te quedan mejor que otros y que cuentan con configuraciones distintas, lastres integrados o no... lo que por otra parte es un buen aprendizaje para cuando vayas a la tienda. Cuando vayas a elegir tu primer chaleco sabrás qué buscas en cada uno de ellos y qué es importante según tu forma de bucear.

Prueba diferentes modelos antes de comprarte el tuyo y como siempre, pregunta a tus compañeros de inmersión. El abanico más grande se encuentra entre los 250 € y los 350 € y por mucho que se empeñen los genios del marketing de producto de las marcas de buceo no hay demasiada diferencia de calidad en esta horquilla de precios.  

5. Ordenador

Aquí es donde quizá más dudas respecto a la compra del equipo de buceo pueden surgir. ¿Cuándo me compro el ordenador de buceo? ¿Es conveniente comprarlo desde el principio?

No nos engañemos, somos vagos y si nos lo dan todo hecho es difícil que nos compliquemos la vida aprender a usar algo tan importante como las tablas de descompresión. ¿Aprenderías a usar las tablas si te comprases el ordenador a la vez que te dan el título? La gran mayoría no. ¿Es más seguro bucear con tu propio ordenador que sin él? Pues también es más seguro, sí.

Bazar SharmNunca sabes cuándo tu ordenador puede fallar

Claro que has de comprarte tu ordenador propio, pero en este momento estamos considerando que estás aprendiendo, que tienes poca experiencia y poco presupuesto (suponemos que no vas a realizar muchos viajes de buceo, en caso contrario sí has de comprártelo ya que en muchos sitios es necesario). En este momento irás siempre acompañado del guía y el ordenador es una distracción más respecto a aprender a flotar y a usar el equipo. Además te impide aprender a calcular usando las tablas, aprendizaje que te vendrá muy bien cuando, por ejemplo, obtengas la titulación para bucear con NITROX. Pero en algún momento tienes que plantearte comprar y aprender a usar un ordenador de buceo. ¿Cuál comprar?

Otra vez, las opciones son muchísimas, depende de tu presupuesto, necesidades, tipo de buceo que vayas a realizar... Para empezar es importante que sea de fácil uso, que te permita ver claramente tu velocidad de ascenso o las paradas de seguridad, buena luz para las nocturnas, alarmas sonoras, incluya modo NITROX y no te tengas que volver loco buscando quién te pueda cambiar la pila. También es importante que sea robusto y esté bien protegido porque los golpes que se llevan son inevitables.

Hay buceadores que se sienten muy cómodos con ordenadores grandes como el clásico Aladin y otros que prefieren que no sea más grande que un reloj y lo puedan usar más allá del buceo. Una opción muy buena por su calidad y precio (menos de 200 €) para un primer ordenador es el Suunto Zoop 

6. Aletas

Hasta que no te enseñen/aprendas a aletear bien te recomendaría no comprarte aletas. Es posible que te equivoques y te guíes más por lo que te quiera vender el de la tienda, el color o el precio. El tipo de aleta a elegir depende del tipo de buceo que vayas a realizar (como la corriente a la que te vas a enfrentar) así como la fuerza de tus piernas. Cuando estás aprendiendo no sabes aún patear y verás que la longitud, dureza y anchura de cada aleta influye en tu flotabilidad. Si estás en buena forma física y tienes fuerza, una buena aleta dura y ancha, pero si vas a bucear en aguas tranquilas, desde infantería principalmente, quizá prefieras una aleta más blanda.

Solo un secreto, las aletas ocupan mucho espacio y es conveniente no equivocarse. Prueba todas las que puedas cada vez que vayas a bucear con un centro, alquila modelos diferentes, marcas, durezas. Así tu compra será mucho mejor cuando finalmente te decidas por un par. Date tiempo para comprarte las aletas. 

7. Maletas, bolsas

Si ya tienes las aletas has conseguido completar un equipo majete y quizá es conveniente que tires esa bolsa azul roñosa del Ikea para guardar y transportar tu equipo. En este momento será oportuno que te hagas con una bolsa, maleta o caja con dos aspectos importantes: ruedas y asa resistente.

Si el equipo seco pesa un rato imagínate cuando el traje, guantes, escarpines y demás aún están húmedos, si no chorreando. Si ya es doloroso volver a la realidad tras unas vacaciones de buceo, más si además tienes que echarte a la espalda una bolsa de 35 kilos o pretender no pagar un extra por sobrepeso en el aeropuerto.

Bolsa buceo Ikea¡Claro que cabe todo!

Puedes encontrar cajas de plástico con ruedas y bastante capacidad en Decathlon (esta vez sí), usar una caja de herramientas de jardín o incluso comprar una auténtica bolsa de buceo con bolsillos laterales para las aletas y compartimentos especiales para todos tus cacharros por menos de 80 €. Sin duda la mejor opción si vas a realizar viajes

8. Cámaras

A no ser que tengas muy buena flotabilidad desde el principio, creemos conveniente desaconsejar comprar cámaras subacuáticas hasta pasadas unas cuantas inmersiones. Seguro que te apetece mucho más comprarte la GoPro antes que el regulador pero lo primero que tienes que aprender para sacar una buena foto es a bucear y a mirar el océano desde tus ojos, no desde el visor de la cámara. 

Siéntete cómodo con todo el equipo, aprende sobre todo a controlar la flotabilidad, maravíllate con el océano simplemente mirando. Si en algún momento después sientes la llamada de la fotografía o el vídeo entonces sí será buen momento.

Fotografía submarina

Cuenta la leyenda que una vez un buceador con mala flotabilidad sacó una foto decente  

Internet está lleno de buenísimas fotos de prácticamente cada lugar del mundo, fotos que seguro las acabarás haciendo igual de buenas, pero primero aprende a usar el resto del equipo y tu cuerpo bajo el agua.

9. Linternas y focos

Los focos no son necesarios en esta primera fase siendo Open Water Diver (porque no vas a hacer nocturnas hasta que no obtengas el Advanced, ¿verdad?) así que es mejor que no te compliques y gastes una pasta con los focos aún. Son muy caros y delicados, ya te dejarán uno el día que obtengas el AOWD. Y si antes quieres hacer una nocturna como inmersión de Aventura de PADI, el centro te dejará una.

10. Accesorios varios

Cinturón, tiras para aletas, sonajeros, tira para máscara, brújula, percha especial, camiseta interior, boya de señalización, clips extensibles, tapones para oídos... Muchos de estos accesorios tienen que ver con el tipo de buceo de cada uno, sus preferencias, gustos y manías. Sobre todo te van a dar mayor comodidad pero no son imprescindibles salvo, quizá, la boya. Aprenderás con cada inmersión y, según lo curioso que seas, de tus compañeros así como de lo que te vayas informando en medios especializados.

¡Por fin has conseguido un equipo completo!.. que cada vez será mejor, más caro y ocupará más espacio :-)

Logbook

Para los pocos que habéis llegado hasta aquí os hemos reservado una recomendación especial: ¡usa el logbook! Si en tu logbook apuntas tus sensaciones con el equipo de buceo, con cada elemento de los que alquilas, te será más fácil hacer una elección correcta el día que decidas ir a comprarte tu equipo. Apunta el modelo de ese jacket con el que te sentías seguro, la marca del traje, ayúdate a recordar si te era más fácil aletear con ese modelo, si el regulador era cómodo o te gustaba la consola con brújula incorporada, ¿era demasiado dura la puntera de esos escarpines? en fin, anota todo lo que creas que te sirve para gastarte el menor dinero posible en tener el equipo más adecuado para ti.



Cómo actuar ante un ataque de pánico mientras buceas



don't panicEs improbable, así que no cunda el pánico. Imagen de Christoph

Los ataques de pánico entre buceadores son una situación más habitual de lo que puede parecer y que no debe tomarse a la ligera por sus consecuenciasAunque no hay consenso, asociaciones dedicadas a estudiar la seguridad en el buceo como DAN apuntan a que estos ataques juegan un importante papel en muchos de los accidentes graves, e incluso mortales, de buceadores. Unos análisis consideran que una quinta parte de los accidentes mortales de buceadores se deben a ataques de pánico... y otros apuntan a que la gran mayoría, hasta el 85%, ocurren por la aparición del pánico durante la inmersión.

Tras el accidente, en muchas ocasiones se revela que el buceador que lo ha sufrido no ha tenido ningún problema con el equipo, tiene los plomos puestos y simplemente no se sabe qué ha propiciado ese accidente. Aunque también hay que resaltar que habitualmente en estos incidentes fatales confluyen al menos dos factores importantes.

Vamos a explicar qué es un ataque de pánico y cómo evitarlo en la medida de lo posible según recomendaciones de DAN y diferentes estudios médicos especializados en accidentes de buceo para que, si lo sufres bajo el agua, sepas identificarlo y paliar el problema.

Es importante que tengas en cuenta que hablamos de ataques de pánico puntuales bajo el agua. Nada de lo que leas aquí puede sustituir el tratamiento personalizado de tu médico o terapeuta si sufres episodios continuados de pánico. Si tienes dudas al respecto nada mejor que consultarlo con tu médico. Cada caso, persona y buceador es diferente y debe ser tratado de manera personalizada.    

¿Qué es un ataque de pánico?

Un ataque de pánico se define como un periodo en el que el individuo sufre de una manera súbita un intenso miedo o temor con una duración variable. Estos ataques aparecen de repente y sin una razón evidente. Durante el ataque se producen síntomas físicos muy intensos como taquicardia, dificultad para respirar, hiperventilación pulmonar, temblores o mareos. Esa sensación de pánico se produce por una secreción masiva de adrenalina en el torrente sanguíneo siguiendo una orden del sistema nervioso simpático frente a lo que percibe como una gran amenaza. No hay que confundirlo en ningún momento con cobardía, es simplemente un proceso químico.

Si el ataque tiene lugar en la superficie y podemos recibir ayuda puede ser una situación difícil pero sin mayor transcendencia. En nuestro caso, teniendo en cuenta que estamos hablando de buceadores que se encuentran a varios metros bajo la superficie, con necesidad de estar conectados a la botella con aire que llevan a la espalda... La situación desde luego no es la misma y ha de tomarse muy en serio. 

Cuando sufrimos un ataque de pánico respiramos rápida y poco profundamente, pudiendo llegar a sufrir hipoxia o déficit de oxígeno. Si esto sucede en la superficie puede llevarnos en último término a un desmayo. Bajo el agua nos empujará a actuar irracionalmente y nos impedirá pensar fríamente para solucionar el problema. En último término esta dificultad para respirar nos empujará a quitarnos el regulador pensando que el problema reside en el equipo, que no proporciona aire, y empujándonos hacia la superficie llevándonos a posibles problemas como la enfermedad descompresiva o una sobreexpansión pulmonar. 

¿Qué puede causar un ataque de pánico?

Un ataque de pánico es tan impredecible como un ataque al corazón. En realidad, no se sabe por qué alguien, ya sea bajo el agua o fuera de ella, llega a sufrir uno de estos ataques, pero parece que en él tienen influencia tanto factores físicos como el estado anímico en los momentos anteriores a sufrir el ataque. Al igual que se puede tratar de evitar un ataque al corazón con buena alimentación y ejercicio, es posible evitar que un ataque de pánico se convierta en un problema grave.

Un estudio realizado en el año 2000 por David & Lynn Colvard examinó a más de 12.000 buceadores que habían experimentado el pánico durante sus inmersiones, en un intento de descubrir las causas. A los encuestados se les ofreció una lista con 43 posibles motivos de pánico, tales como "tiburones", "oscuridad", "falta de aire" y así sucesivamente. Las opciones se dividían en tres categorías, en relación con las condiciones de buceo, problemas en los equipos o problemas físicos y psicológicos. Se pidió a los participantes evaluar cuáles de estas amenazas habían estado presentes durante los ataques de pánico. Entre las 43 posibles amenazas, las tres opciones más seleccionadas en cada categoría fueron las últimas: "otros"En otras palabras, las causas que activaron las reacciones de pánico no eran las más obviasEn la mayoría de los casos, el motivo desencadenante fue algo trivial, algo que nadie vería como una razón para causar pánico en otro momento. 

Mi experiencia con los ataques de pánico buceando (más bien con el ataque de pánico) se dio cuando tuve que pasar tras el guía por una grieta en un arrecife. El guía pasó sin problemas pero en el momento que me tocaba seguirle sentí que me quedaba sin aire, quizá ante la idea de quedarme atrapado en ese espacio, y me puse como loco a tirar de su aleta porque sentía que me asfixiaba. ¿Fue el espacio angosto por el que tuve que pasar el que me llevó a sufrir ese ataque? Teniendo en cuenta que pasé, como pasaron otros 6 compañeros detrás de mí y que nadie se refirió a ese momento como complicado, evidentemente fue un miedo irracional.

publi


 

 


¿Se puede evitar un ataque de pánico?

Tampoco hay consenso al respecto. Lo que podemos hacer es tratar de minimizar los efectos si alguna vez sucede y trabajar a priori cómo nos enfrentaremos a una situación que nos provoque estrés. En la mayoría de los casos, el estrés que desata ese ataque ha estado trabajando durante horas y a veces incluso durante días. Simplemente se presenta en el momento más inoportuno. El objetivo, si sucede, es tratar de evitarlo reduciendo la presión psicológica.

Una de las mejores maneras de reducir y tratar de evitar el ataque es practicar en espacios controlados situaciones de estrés que se podrían dar en una inmersión y que nos obligan a mantener el control y la tranquilidad. Si podemos simular algunas de las situaciones que más miedo nos dan, mejor que mejor. Entrenaremos así a la mente a pensar en situaciones de mucha descarga de adrenalina que serán similares a las sensaciones que se tienen cuando se sufre un ataque de pánico. ¿Te da miedo perder la máscara, el regulador o las situaciones de poca visibilidad? Vete con tu compañero a una zona tranquila a poca profundidad y haz pruebas.

La mayoría de escuelas de buceo en sus cursos de Open y Advanced Open Water obligan a los alumnos a quitarse y ponerse la máscara tratando de mantener flotabilidad neutra. Practícalo, intercámbiatela con tu compañero, intercambiad también el aire... practicad situaciones complicadas. Te obligará a estar relajado y concentrado en respirar profundamente mientras te enfrentas a una situación complicada. Con un ataque de pánico real hay muy poco que la parte racional del cerebro puede hacer para detenerlo rápidamente. El cuerpo necesita varios minutos para absorber la adrenalina y en ese momento el riesgo de tomar acciones equivocadas aumenta.

Aquí tienes un ejemplo de entrenamiento de Divemasters para enfrentarse al estrés y mantenerse concentradas ante diferentes dificultades que se puedan encontrar en una inmersión: 

Quizá no necesitas practicar estas situaciones tan al límite, pero seguro que muchas de ellas las puedes hacer 

Antes de una inmersión es interesante que te preguntes si estás ansioso, analiza si respiras demasiado rápido y poco profundo. Si es así trata de relajarte y retrasa la inmersión o posponla si no lo consigues. Bucear sin querer hacerlo, con miedo, es un disparador del pánico.

Trata de visualizar los problemas que puedan ocurrir y sus soluciones. En psicología del deporte se ha demostrado que la visualización es un arma poderosa contra la ansiedad, el estrés y el pánico. Piensa también qué harás en las situaciones que te podrían poner al borde de ese ataque ¿ver a un tiburón? ¿perder contacto con tu compañero de buceo? ¿una falla en el equipo? Tener un procedimiento de actuación pensado, preparado y ensayado para todas esas situaciones va a ayudar a que desaparezca el pánico.

Cómo actuar ante un ataque de pánico bajo el agua

Según un estudio realizado en 1995, el 65% de los buceadores habían sufrido un episodio de pánico bajo el agua, sin importar la experiencia, formación o nivel así que como nadie está libre de que en algún momento pueda sufrir uno de estos ataques creemos oportuno ofrecer una serie de consejos para que si en algún momento lo sufres sepas cómo actuar.

Lo principal sería identificar que estamos sufriendo un ataque de pánico. Lo primero que se siente es la pérdida de la calma y un aumento de la frecuencia de respiración. Básicamente sientes que del regulador no sale aire. Lo que de verdad impulsa el ataque es esa sensación de que no entra aire en tu cuerpo. Tendrás necesidad de pedir ayuda urgentemente y en último instante, tu cabeza te pedirá salir del agua. Por supuesto todo ello pasa en pocos segundos pero suficientes como para solucionarlo si mantenemos la calma.

buceo

Lo más importante para evitar un ataque de pánico es tranquilizarse, respirar y controlar la situación. Imagen de Bruno Bernardes

En cuanto se perciben las sensaciones que nos dicen que estamos sufriendo ese ataque hay que seguir tres pasos: relajarse, esforzarse en respirar profundamente y pensar que no hay ningún peligro real. Después házselo saber a tu compañero para que se quede a tu lado y concentrado en ti el tiempo que necesites.

La clave está en darse cuenta de que no hay problema (si efectivamente no hay más que un ataque de pánico y no una avería en el regulador o la botella) y pensar en las situaciones de estrés practicadas anteriormente porque te permitirá respirar tranquilamente. Volver a respirar profundamente, desde el estómago, hará que el ataque pase rápidamente. Si es necesario por supuesto suspender la inmersión, pero no tiene porqué, es posible que se vaya rápido y sigas buceando sin dificultades.  

Es casi imposible entrar en pánico cuando estás respirando profundamente. Entrénate para "Parar, Respirar, Pensar y Actuar" cuando suceda algo inesperado.

Más información y fuentes: 

http://www.danasiapacific.org/main/diving_safety/DAN_Doc/pdfs/panic2.pdf

http://www.diversalertnetwork.org/ebook/DANMedicalFAQ.pdf

https://sites.google.com/site/divepsych/stress-panic-management-for-divers

http://www.psychodiver.com/html/panic1.html

Otros artículos sobre buceo y salud que te pueden interesar

Por qué deberías dejar de fumar si buceas>

30 pasos para bucear seguro>>

Los trucos definitivos para compensar>>>

Página 1 de 47