Entries by Jorge Mezcua



Cinco razones (y destinos) para bucear en Indonesia



Texto e imágenes de Reynaldo Andaluz, Managing Director de Raja Ampat Biodiversity Resort

Buceo en Indonesia

Muchos os preguntareis, ¿por qué ir a Indonesia para practicar buceo? ¿Qué tiene de especial este país? Indonesia cuenta con un enclave magnífico en todo el mundo que le otorga una riqueza submarina única e inimaginable, con más de 3.000 especies diferentes de peces y 600 clases de coral. En este artículo vas a conocer los mejores lugares para practicar buceo en Indonesia, así como el encanto propio de cada recoveco de las islas.

Por lo tanto, si hay que destacar los cinco puntos más fuertes de Indonesia, los que lo diferencian de otros destinos de buceo y lo convierten en el mejor lugar del mundo para la práctica de este deporte serían:

  1. El país cuenta con más de 54.000 kilómetros de costa repartidos entre las más 17.500 islas, cuya mayoría abarca una gran parte del conocido "Triángulo de Coral". Esto le otorga una riqueza submarina que supera las 3.000 especies diferentes de peces, frente a las 1.500 especies de la costa de Australia.
  2. Gracias a la distribución geográfica y a la diversidad de cada isla de Indonesia, es posible observar especies concretas y practicar diferentes inmersiones en función de tu nivel (aficionado, medio y experto). Podrás desde practicar buceo en lugares más turísticos hasta sumergirte en aguas cristalinas en las que apenas lo ha hecho el hombre.
  3. Bucear en Indonesia permite, además, observar restos y objetos hundidos, a la deriva, propios de la II Guerra Mundial (galeones, barcos...) Imágenes que sólo habrás conseguido ver en películas o documentales. También podrás conocer los volcanes submarinos y la profundidad de las fosas marinas.
  4. Cualquier isla de Indonesia te permite bucear en cualquier momento, sea cual sea la época del año. Manteniendo un clima tropical exterior que no supera los 31 grados, y una temperatura del agua bastante cálida. Sus playas paradisíacas de arena blanca y agua transparente ayudan a conservar en buen estado la flora y fauna marina, y propician una condiciones de visibilidad extraordinarias a la hora de practicar buceo (entre 25 y 30 metros, en general).
  5. En determinadas islas de Indonesia tienes la posibilidad de observar criaturas marinas en el silencio de la noche (buceo nocturno), o perseguir a las más extrañas y menos conocidas especies que se esconden entre el fango y el lodo en aguas menos cristalinas (práctica de muck diving).
  6. En resumen, lo más especial de Indonesia son su biodiversidad marina de especies y, especialmente, de coral. Atractivo de miles de buceadores cada año. Pero, ¿qué destinos de Indonesia son los mejores para practicar buceo? Te los contamos.

Mejores destinos de buceo en Indonesia

Buceo en Raja Ampat

Raja Ampat

El mejor lugar del mundo para practicar buceo es Raja Ampat. En la profundidad de sus aguas podrás ver más de 1000 especies de peces, mantarrayas, peces sapo, pulpos mimos, cangrejos orangután, tiburones, delfines, y el exclusivo pez dugón, una especie en riesgo de desaparición. La vida marina se sus aguas habita en torno a las colonias de coral protegidas, que comprenden el 75% de todas las especies submarinas de coral conocidas en el mundo. 

Isla de Bali

Es uno de los lugares más explorados por los buceadores en Indonesia. Bali cuenta con varias áreas de buceo, y en todas podrás encontrar un paisaje submarino lleno de color y peces luna (los más grandes del planeta). También podrás avistar tiburones ballena y fondos de coral copiosos. En las profundas aguas de Bali se encuentran los restos de uno de los pecios más valorados del mundo, el USAT Liberty, un carguero de la marina estadounidense derribado en la I Guerra Mundial.

Komodo

Komodo es uno de esos destinos ideales para practicar buceo nocturno, gracias a la alta visibilidad de sus fondos marinos. Es un lugar estupendo para buceadores profesionales, acostumbrados a soportar fuertes corrientes marinas. El fondo submarino de Komodo está plagado de pulpos de anillos, mantarrayas y una gran variedad de coloridos invertebrados, además de zonas de arrecife natural.

Sulawesi

Esta isla, situada al este de Indonesia, cuenta con uno de los arrecifes de coral más hermosos del mundo. Sus aguas cálidas y cristalinas hacen que esta isla cuente con un paraíso submarino lleno de especies de pequeño tamaño como peces loro, mandarín, nudibranquios, estrellas de mar, etc. El estrecho de Lembeh (en Sulawesi)cuenta con más de 50 puntos de buceo y es uno de los mejores lugares del mundo para practicar muck diving.

Atrévete a bucear en Indonesia y disfrutar de la riqueza y diversidad de sus fondos marinos, los mejores del mundo. Una experiencia que no muchos tendrán la oportunidad de vivir y que, si eres uno de los afortunados, no podrás olvidarla jamás. ¿Te atreves?

No te pierdas nuestra oferta de viaje de buceo al Ecoresort Raja Ampat Biodiversity Resort. Más información >>> 



Por qué deberías leer esto antes de empezar tu curso Open Water Diver



Padi open water divers

La diferencia entre un buceador que recibió un buen curso de Open Water y otro que recibió uno malo es, simplemente, enorme. El primero es raro que no siga buceando. El segundo probablemente cogió miedo al buceo antes de recibir el título... y seguramente no ha vuelto a bucear. 

Para evitar que te conviertas en los del segundo grupo vamos a ayudarte con algunos consejos probados, consultados y discutidos con decenas de buceadores e instructores de buceo. La gran mayoría coincide en que el primer paso en el mundo del buceo, el curso de Open Water Diver, es sumamente importante y puede marcar el resto de la vida de cada buceador. Para bien o para mal.

Si te estás planteando realizar un curso de Open Water Diver para aprender a bucear échale un vistazo a estos 9 consejos. Tendrás más posibilidades de formar parte del grupo de buceadores que dio un buen primer paso para convertirse en un sólido buceador.  

1. No te fijes solo en el precio y huye de las ofertas 

La diferencia de calidad del curso Open Water que te ofrece un centro de buceo y otro puede ser tan grande como las diferencias de precio. Nadie regala nada así que cuando te plantees hacer el curso Open Water huye de los Groupons, Groupalias, descuentos del 50% y centros de buceo con ofertas extraordinarias en zonas demasiado turísticas. La mayoría de éstos se preocupan más por hacer dinero rápido y por recibir diplomas por haber certificado a nosecuantos cientos de buceadores al año que por crear buenos y autónomos buceadores.

Lo más importante a la hora de decidirte por un centro es que el instructor te inspire confianza. Aunque no está de más preguntar a conocidos o en foros (con muchas reticencias) lo más importante es que esa persona te haga sentir seguro y te acompañe desde el primer hasta el último día del curso. Dentro y fuera del agua.

Ten en cuenta que cuanto más barato sea el curso más personas estarán tomando parte en él para que sea rentable así que busca cursos Open Water donde seáis pocos estudiantes (si puede ser, que estés solo con el instructor y máximo que seáis 2 personas). Busca ese instructor al que notes apasionado por la enseñanza y con experiencia, que te vaya a acompañar en todo el proceso. Huye de vendedores de cursos de buceo y no seas rácano con tu formación.

Instructor de buceo

Si vas a un curso con tantos alumnos estarás mucho más tiempo mirando a los compañeros que aprendiendo las técnicas imprescindibles

2. No des importancia a la agencia certificadora

PADI, SSI, ACUC, CMAS, FEDAS... hay diferentes certificadoras y es posible que tengas dudas con estas siglas a la hora de contratar tu curso. Dan igual, para aprender a bucear no son relevantes. Recuerda, lo realmente importante es quién da el curso, no a qué escuela pertenece. Con todas estas certificadoras podrás bucear en cualquier parte del mundo e incluso puedes cambiar a lo largo de tu formación como buceador y hacer el curso Open Water por PADI y el Advanced Open Water por SSI, por ejemplo. De nuevo, el factor determinante será la persona que te dé el curso. 

3. Escucha y presta atención siempre a tu instructor

Una vez te hayas decidido por un centro de buceo o instructor lo primero que tienes que tener en cuenta es que no sabes nada de nada. No importa la buena relación que tienes con el océano ni las muchas horas que te pasaste de pequeño buceando con un tubo. No sabes bucear y ese instructor o instructora, por muy joven, inexperto o frágil que te parezca, tiene muchas más horas bajo el agua que tú. Préstale atención, tiene mucho que enseñarte.

Si has hecho caso al punto primero estarás trabajando con un instructor certificado, con experiencia (que no tienen nada que ver con la edad), que domina todas las habilidades que necesitas aprender en esta primera etapa y está en disposición de enseñártelas.

4. En buceo, todo tiene un porqué

Todo lo que te está explicando el instructor o instructora y te pide que hagas tiene un motivo, aunque tú ahora no lo comprendas. Ya sea realizar sistemáticamente un chequeo, usar determinado elemento del equipo que te parece inútil o realizar ese ejercicio coñazo que crees que no sirve para nada, no te hagas caso. Sigue las instrucciones del profesor. Todo tiene un motivo.

bucear sin máscaraEl día que a 20 metros te quiten la máscara de un aletazo te acordarás de ese buen instructor que te obligaba a quitarte la máscara bajo el agua una y otra vez. Imagen CC de alfonsator

5. Relájate

Al principio, tanto la teoría como la práctica pueden parecerte complicadas. Verás que con el tiempo esto de bucear y manejar todos los cacharros que cuelgan es muy sencillo. La clave está en mantenerse tranquilo.

Cuando te metas en el agua es muy importante estar relajado sabiendo que nada malo puede pasar y que si surgiese cualquier inconveniente el instructor estará allí para echarte una mano... por eso es tan importante trabajar con instructores que te aseguren que el curso y la práctica en aguas abiertas es solo para ti o un compañero más. ¿Te imaginas a 5 personas bajo el agua, sin ninguna experiencia, a cargo de un solo instructor? ¿Estás seguro de querer ser una de esas 5 personas cuando surja un problema?

6. Ve a tu ritmo

El buceo recreativo no es competitivo, tampoco cuando estás aprendiendo. No te preocupes si un compañero o conocido domina antes que tú ciertas técnicas o habilidades o consideras que deberías aprender más rápido. Como en otras situaciones de la vida, todos tenemos capacidades diferentes y algunas cosas las aprendemos más rápido que otras. La prisa es muy mala compañera de buceo.

Cuando realmente vas a aprender es cuando obtengas tu título y empieces a bucear. Algunos se consideran buenos buceadores con 30 inmersiones, otros necesitan 75. Tú eres diferente y solo debes estar pendiente de tu ritmo. Sin prisa, disfruta del camino.

7. No tengas miedo de hacer preguntas

Hay situaciones en las que creemos parecer idiotas por preguntar algo que parece evidente. No es tan evidente si tienes dudas. Estás pagando una pasta para hacer una actividad que conlleva cierto riesgo, lo inteligente es preguntar cuando tienes dudas. Una y otra vez hasta que te quede claro. Si es un buen instructor no tendrá problema en solucionar cuantas dudas te surjan.


publicidad


8. Conviértete en buceador

Cuando termines el curso y obtengas el título aún no serás buceador. Habrás dado el primer paso para convertirte en uno, pero es solo el primer paso. Podrás bucear, sí, pero la obtención del Open Water Diver es un medio más que un fin. Hasta que no tengas varias decenas de inmersiones, y siempre acompañado por un buceador experto, seguirás siendo un aprendiz, un buceador en prácticas. Es algo similar a lo que sucede con la obtención del carnet de conducir. Sí, puedes conducir autónomamente, pero necesitas muchas horas al volante, llevar el coche en diferentes tipos carreteras y en distintas condiciones climáticas para poder decir que sabes conducir. 

Si todo ha ido bien estarás alucinando con la riqueza del fondo marino, te engancharás a esa sensación de libertad que da el buceo y no querrás dejar de hacerlo. Buscarás nuevos lugares, querrás aprender nuevas habilidades, acabarás conociendo y completando tu equipo... Convertirte en un buen buceador será cosa tuya, el camino se inicia con la obtención del Open Water por parte de un buen instructor.

9. Esto se llama buceo RECREATIVO, tómatelo como tal

Por último, lo único que te queda por hacer es divertirte bajo el agua, respetar el entorno, la fauna y a tus compañeros. Esto se llama buceo recreativo por algo, para ti es un hobby... de momento.

Otros artículos de iniciación al buceo que te pueden interesar

10 razones por las que deberías

aprender a bucear 

Cómo iniciarse en el buceo

y no arruinarse en el intento 

10 consejos

para buceadores novatos 

Razones para bucear Aquaman Aprende a bucear


Cuándo el buceo no es peligroso



publi


Buceo Cenotes

No bucees fuera de tus límites. Foto de Brook Ward a la entrada de un cenote

Seguro que si buceas, más de una vez te han preguntado si es tan peligroso como parece o incluso muchos habrán afirmado lo peligroso que es sin haberse puesto nunca un equipo autónomo. También es habitual leer, sobre todo en verano, acerca de accidentes e incluso de la muerte de buceadores. Hasta los más experimentados y dotados para el buceo se han llevado algún susto que les podría haber costado la vida. Entre los mismos buceadores hay algunos que piensan que el buceo es un deporte peligroso y otros consideran su peligrosidad bastante baja. Es cierto que no parece haber consenso.

Como cualquier deporte o actividad, ya sea correr, montar a caballo, cocinar o jugar con los niños en el parque, el buceo es tan peligroso como tú quieras que sea. ¿Qué es más peligroso, bucear en una cueva o sumergirse a 15 metros en una tranquila cala del Mediterráneo? Depende. Principalmente del buceador, sus condiciones y preparación. Si llevamos a cabo las pautas que nos han enseñado y las adaptaciones para el tipo de buceo que estemos practicando, el buceo no es un deporte en absoluto peligroso. 

Si realizamos correctamente cada una de estas 10 pautas relacionadas con la seguridad del buceo recreativo veremos cómo no es peligroso en absoluto:

1. Bucea donde debes bucear

A menos que tengas formación específica para bucear en cuevas o en el interior de pecios, limita tus inmersiones a aguas abiertas. Eso significa que sólo buceo donde mi certificación dice que puedo hacerlo.

2. Siempre bucea dentro de los límites de tu formación y experiencia

Todos los buzos debemos aprender, formarnos y mejorar con cada inmersión, con cada conversación con compañeros de buceo. Nuestra formación y experiencia es la que marca nuestros límites. Si me dispongo a intentar algo nuevo, como mi primera inmersión a la deriva, primera inmersión nocturna o penetración en un pecio, debo ir siempre con un guía profesional o con otros buceadores experimentados que conozcan ese punto de buceo, sepan bucear en esas condiciones y el entorno en el que me dispongo a bucear.

3. Mantén una buena salud y forma física

Una parte sustancial de los accidentes de buceo, especialmente aquellos que son fatales, se producen por algún problema de salud más que por un accidente con el equipo o un error durante la inmersión. Principalmente se tratan de insuficiencias cardíacas. Mantener una buena salud reducirá sustancialmente los riesgos al bucear.

4. Sé un buceador activo

Los buceadores que realizan inmersiones a menudo son los que recuerdan y siguen las reglas de formación y seguridad. Si has estado lejos del buceo durante 6 meses, un año, o incluso más tiempo es importante tomar un curso de refresco de los aspectos básicos de seguridad de buceo antes de volver a ponerte el regulador en aguas abiertas. Al menos pasa un rato en la piscina para recordar cómo funciona el equipo y los aspectos relacionados con la flotabilidad. Tampoco estaría de más que te releyeses el manual del ordenador.

5. Bucea sólo con un equipamiento de calidad

Siempre la mejor opción es contar con tu propio equipo de buceo y realizar un mantenimiento adecuado. Es cierto que hay centros de buceo que tienen equipos de una excelente calidad y en buen mantenimiento para alquilar... pero en la mayoría de ocasiones no sabes cómo es ese equipo hasta que llegas, con lo que no te quedarán muchas opciones y tu propio equipo estará demasiado lejos. Enjuaga bien tu equipo de buceo tras cada inmersión y guarda correctamente cada elemento para que tu siguiente inmersión sea más segura.

Plan the dive dive the plan

Plan the dive dive the plan. Imagen de U.S. Naval Forces

6. Planifica la inmersión y sigue el plan de buceo

La planificación de cada inmersión y la ejecución según esa planificación elimina enormemente el riesgo en cada inmersión. Una vez puedas planificar con tu compañero las inmersiones y seguirlas a conciencia podrás empezar a pensar que sabes bucear.

7. Siempre bucea con un compañero

Todos hemos coincidido con buceadores que se sumergen solos y que incluso tienen formación para ello. Hay muchos que opinan que es mejor bucear solo que mal acompañado. Pero si tienes un compañero competente siempre será mucho más seguro por muchas razones, principalmente por haber redundancia de equipos, aire extra y por tener a mano alguien que puede ayudarte en cualquier situación complicada. Eso sí, mantener el compañero a 20 metros en la espalda es casi igual que bucear solos. Es muy importante mantenerse cerca, para poder ayudar o ser ayudado rápidamente si es necesario.

Chequeo compañeros buceoRealiza siempre el chequeo de compañeros. Imagen de Port of San Diego 

8. Realiza siempre un chequeo a fondo con tu compañero

Sí, es un rollo, estás deseando meterte en el agua e incluso hay algunos buceadores a los que les da corte manosear el equipo de un desconocido... ¡son solo dos minutos! Comprueba que tu compañero tiene aire, que funciona el octopus (si te quedas sin aire será el que te lo dé), que el cinturón de plomos está bien puesto y se puede quitar sin problema, que la botella está abierta y bien situada, que nos sabemos y usaremos las mismas señales de comunicación... en resumen, que estamos dispuestos para entrar de manera segura al agua. Realizar un buen chequeo de compañeros reducirá al mínimo pequeñas dificultades que pueden hacer peligrar una inmersión y que se pueden corregir fácil y rápidamente antes de saltar al agua. 

9. Sigue los límites de buceo sin descompresión

Todos hemos aprendido a calcular nuestros límites sin descompresión y además buceamos siempre con ordenador que nos ayuda a no entrar en descompresión. Cuando el ordenador nos dice que nos queda poco para entrar en deco y que es hora de subir a profundidades menores, hazle caso. Escucha a tu ordenador, es muy chivato y cuando te avisa has de hacerle caso: no entres en deco ni subas demasiado rápido, es lo que menos le gusta. 

10. No alimentes a los animales

Las criaturas marinas son muy pacíficas y es casi imposible que tengas un problema serio con una de ellas... pero esos peligros aumentan si decidimos alimentar a una tortuga, un mero, una morena o un tiburón. La alteración de la conducta natural de cualquier criatura es una mala idea.

Siguiendo estas 10 reglas podemos afirmar que el buceo es un deporte seguro, nada peligroso. Pero si buceas en malas condiciones físicas, sin formación adecuada, sin planificar, con un equipo defectuoso, solo y fuera de tus límites, sí, es una actividad altamente peligrosa.

Así que ya sabes, entrena tus capacidades de buceador, mantén tu equipo en buenas condiciones, planifica y ejecuta tus inmersiones dentro de tus límites personales y verás que el buceo el buceo es un deporte seguro, divertido y un absoluto privilegio.

30 pasos

para bucear seguro

Para qué sirve

el cuchíllo de buceo

Consejos para elegir

tu equipo de buceo

Buceo seguro Cuchillos de buceo Equipo de buceo
Página 1 de 49