«En el agua soy ligero, no necesito piernas»

Anteriormente ya os hemos comentado los beneficios que supone el buceo adaptado para deportistas con alguna discapacidad y esta vez queremos compartir este corto de Nacho Luna: «Sangre de dragón». Este precioso corto cuenta la historia del valiente buceador José Florín, un enfermo con síndrome de post-polio que le cuenta a su hijo cómo la libertad que le proporciona el buceo es un gran aliciente para seguir viviendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba