Las 4 preguntas que te tienes que hacer antes de tu primer curso de buceo

Si estás aquí es porque te estás planteando aprender a bucear y realizar tu primer curso de buceo. Llevas tiempo soñando con esa sensación de ingravidez, con encontrarte con tus especies marinas favoritas que ves en los documentales desde tu niñez, buscas sumergirte en nuevas aventuras o simplemente tienes curiosidad y quieres experimentar en primera persona esas imágenes submarinas que te aparecen constantemente en Instagram.

aprender a bucear
¿Te has imaginado en esta situación?

Cuando quieres aprender a bucear te surgen mil y una dudas: certificaciones, necesidades, precios, cursos, zonas donde realizar el curso, viajes… El buceo es relativamente fácil y solo requiere un corto período de entrenamiento para obtener la certificación que te permitirá bucear.

Estas son las 4 preguntas que nuestra experiencia de cientos de inmersiones y conversaciones con decenas de buceadores de todo el mundo nos ha enseñado que cualquier buceador debería hacerse antes de aprender a bucear.

1. ¿Por qué quiero bucear?

La pregunta más importante y que marcará el resto de tu carrera como buceador. La experiencia nos dice que la mayoría de los que se inician en el buceo por una oferta de bautismo al 50%, por que ya que estaban de vacaciones en Tailandia se hicieron el curso, para hacer algo diferente los veranos, o porque ya que en agosto voy a Cullera… acaban por tener un recorrido de buceo muy corto.

Pregúntate si te emocionan los encuentros con fauna salvaje, si eres curioso, si te gusta la historia naval, si dices wow cuando ves un vídeo de un nudibranquio, una tortuga o un pez payaso, si aún disfrutas con los documentales de Jacques Cousteau o has tenido el sueño de bucear con tiburones desde niña o si sabes quién es Eduard Admetlla… No, no nos engañas, si sabes quién es Eduard tú ya eres buceador.

oceanautas de jacques cousteau
¿A ti también te apasionan las historias de pioneros del buceo?

Con que cumplas uno de estos requisitos, el buceo te va a emocionar y cambiar la vida. Si no tienes auténtica pasión por el buceo, la vida submarina ni quieres seguir mejorando tu formación quizá es mejor que busques otro deporte. Eso sí, nosotros estamos convencidos de que hay muchas razones para aprender a bucear.

2. ¿Estoy preparado físicamente para bucear?

En Indonesia buceamos con Jukka, un finlandés que tras un accidente de ski estuvo un año sin poder moverse de la cama. Los médicos pensaban que nunca más podría andar. Aunque no podía andar sin ayuda de muletas, en el agua era más ágil que yo.

Existen muchos buceadores con lesiones medulares e incluso hay buceadores ciegos. En cuanto a la edad, tampoco es un problema para practicar submarinismo: tuvimos de compañera de inmersión en Tenerife una buceadora de 12 años y hemos encontrado a una pareja de más de 65 en un crucero en el Rojo con más de 500 inmersiones a sus espaldas. Ni la edad ni la forma física te impedirán empezar a bucear. Pero existen algunas condiciones médicas que están o pueden estar contraindicadas para el buceo en determinadas circunstancias

buceo adaptado
Nada mejor que la ingravidez para igualarnos a todos

Los buceadores nos mantenemos durante un periodo de tiempo bajo una presión superior a la de la superficie. Existen determinadas condiciones físicas que pueden no ser molestas, e incluso imperceptibles, en la vida cotidiana pero que pueden ser peligrosas bajo el agua cuando buceamos.

Los problemas pulmonares como neumotórax, enfermedades broncopulmonares, problemas de oído o cirugías que impidan la compensación, alergias y otras enfermedades como diabetes, hipertensión o asma son potencialmente peligrosas bajo el agua. Incluso el uso de algunos medicamentos puede estar contraindicado para el buceo. Siempre deberías pasar un reconocimiento médico en un centro especializado en enfermedades hiperbáricas para asegurarte que tus inmersiones van a ser siempre seguras.

3. ¿Con quién hago el curso?

Este punto es muy delicado porque te encontrarás auténticos fanáticos de cada una de las certificadoras. A cada buceador que preguntes te va a decir que su certificadora es la mejor. Lo más importante en tu primer curso de buceo es que no escatimes en el dinero. Puede marcar la diferencia respecto a continuar o no practicando submarinismo.

Cuando te plantees obtener el curso avanzado entonces sabrás mucho más y ahí sí es posible que quieras optar por una u otra certificadora, pero para tu curso Open Water Diver o 1 Estrella, créeme que da igual si es PADI, FEDAS, ACUC, o la que sea. El instructor o instructora es quien marca la diferencia. Su conocimiento, capacidad pedagógica, atención al detalle, paciencia, amor por el buceo… Estos detalles sí marcan la diferencia.

Cuanto más personalizado sean tanto el curso como las primera salida en aguas abiertas mucho mejor. Mucho cuidado con los cursos que hacemos en resorts de vacaciones en el Caribe o en algunas zonas de Asia. Puedes preguntar en foros o hablar con buceadores con experiencia. Te recomendamos que dediques tiempo y esfuerzo en investigar.

En España te podemos recomendar alguno, si te interesa dínoslo en los comentarios.

4. ¿Tengo dinero para continuar?

No te lleves a engaños, el buceo puede ser un deporte muy caro. Iniciarte en él puede ser relativamente barato, pero adquirir experiencia y formarte correctamente no lo es. La mayoría de buceadores se siente realmente cómodo a partir de las 20 inmersiones, algunos necesitan 30 o 40. Si solo buceas los fines de semana necesitarás entre 5 y 10 semanas para llegar a ese nivel.

equipo de buceo

Si vives en la costa, ya tienes el equipo, la experiencia y el conocimiento suficiente como para no necesitar salir con un centro de buceo entonces no, no es un deporte caro. Pero si tienes que desplazarte, pagar alojamiento, alquilar o comprar tu equipo, pagar las inmersiones… efectivamente, para cuando tengas 40 inmersiones habrás desembolsado mucho más de 1.000 €.

El buceo se disfruta más cuantas más inmersiones tienes, cuanta más formación y experiencia acumulas, cuanto más tiempo pasas con otros buceadores y más lugares diferentes conoces. Y eso cuesta dinero.

Donde más vas a aprender es en momentos de buceo intenso. Principalmente en viajes de buceo vida a bordo, donde todo pasa por el buceo. En estos viajes tendrás de 3 a 4 inmersiones diarias y gente que de la única manera que puede escapar de tus preguntas es tirándose por la borda.

Estos viajes tienen un coste mínimo de 1.500 € pero volverás con 20 excelentes inmersiones de las que aprenderás muchísimo. ¿Se puede bucear sin salir de tu país y buceando siempre en el mismo sitio? Sí. ¿Es igual? No, no tiene nada que ver.

Lo dicho, antes de lanzarte a realizar tu curso de buceo Open Water o similar, tómate tu tiempo en responder estas 4 preguntas. Solo deseamos que tengas las respuestas que te permitan convertirte en otro ser humano privilegiado capaz de pasar al otro lado del espejo y descubrir la magia del mundo submarino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba