Buceo en Isla Santa María de Azores

Tiburón ballena
El verano es la época en la que los tiburones ballena se acercan a Santa María. Imagen de Mark & Andrea Busse

Santa María, la Isla del Sol, es la más meridional y pequeña del archipiélago de Azores. Con solo solo 90 km2 de superficie y una población de 5.000 habitantes, cuenta con algunas de las playas más bellas de Azores, de aguas cristalinas, con bellas bahías y piscinas naturales.

El hecho de que Santa María se haya convertido en el destino más demandado por los buceadores que se acercan a conocer los fondos del archipiélago se debe a dos visitantes que recibe durante el verano: el tiburón ballena, que suele venir acompañado de escuelas de atunes y carángidos y los grupos de mobulas tarapacana. 

En “Ambrosio”, a solo 3 millas de la costa, podemos encontrar tanta cantidad de vida marina como la que existe en otros puntos distantes como Princess Alice. Allí se reúnen durante los meses más calurosos del año decenas de mobulas que danzan parsimoniosas alrededor de los buceadores. Este punto permite que los buceadores menos expertos vean estos majestuosos animales ya que se encuentran en profundidades que no sobrepasan los 15 metros, pero también permiten a aquellos que llevan muchas inmersiones descender hasta los 40 en una pequeña plataforma donde residen gran cantidad de rayas, cabrachos y se ven pasar algunos peces luna. 

Anémona amarilla parazoanthus axinellae
Anémona amarilla parazoanthus axinellae. Imagen de xavance

Isla Santa María cuenta con otros 8 puntos de buceo donde tanto los que empiezan a bucear como los más expertos encontrarán muchos alicientes. Podemos encontrar grutas y túneles como el islote “Baixa da Maia” que, gracias a las corrientes que recibe y la prohibición de pesca, permite ver cardúmenes de atunes o bicudas y cuenta con preciosas formaciones de anémonas amarillas que acogen a muchos nudibranquios.

En la “Gruta Azul” podemos adentrarnos en una cueva de más de 150 metros de longitud que nos propone diferentes ambientes y preciosos efectos lumínicos además de encontrarnos con chuchos negros. Otro bello túnel de lava es la “Gruta Funda”, con profundidades entre los 15 y 40 metros, con un fondo de arena donde habitan bastantes rayas, fredis, fulas y bancos de carángidos. Otra zona interesante con paredes verticales y corrientes es el «Banco João Lopes» que además de la fauna típica de Azores recibe visitas de pelágicos como bicudas, carángidos y con algo de suerte mobulas en verano.

En Santa María también podemos encontrar reservas marinas llenas de vida como “Pedrinha”, de fácil buceo y con diferentes inmersiones, ambientes y pequeños paisajes rocosos de gran belleza. En Pedrinha son muy habituales los abadejos, fredis, pejeperros o meros y donde también podremos ver con suerte alguna mobula. 

¿Dónde está Isla Santa María?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba